Lo último en el Blog.

"Pollo Asado", la concepción de Martina.

Carmen Blanco

Lo primero que vislumbré cuando creé el personaje de Martina fueron sus manos. Bonitas, pulcras, prácticas, con una brillante alianza y con uñas exquisitamente pintadas de rojo. Pero sobre todo, temblorosas. La desconfianza del personaje la sentiríamos a través de esas manos. Por ello, era importante retratarlas y darles cierto protagonismo dentro de la concepción de la imagen del cortometraje. Martina es una persona sutil. A través de su presencia, la conocemos. Y a través de su mirada, nos sumergimos en su interior para comprenderla. No hacen faltas palabras. Si acaso falsas palabras que denotan todo lo contrario.

Una mujer que toda su vida se ha escondido detrás del velo de las apariencias, siendo quien los demás querían que fuese y no quien era de verdad. Una mujer que nunca ha alzado la voz, ni contrariado ninguna decisión de su idílico marido, y que nunca ha gozado del poder de tener la última palabra en su propia casa, donde pasa, en soledad, los minutos. Una mujer conformista y sumisa. Una mujer acostumbrada a su vida. Nada más y nada menos. Pero no hay que olvidar que a veces, sólo a veces, esas mujeres son las más peligrosas. Y su vaso, al igual que el de todos, también puede rebosar con una última gota.

pollo asado, abismofilms, carmen blanco, marian degas, richard pena, manos

.